02 octubre 2015

JUSTICIA, RESPETO, AMOR


Con la excusa del día del abogado – 29 de agosto - y para compartir con colegas y justiciables ( quien está sometido a los órganos judiciales, o recurre a ellos en defensa de sus derechos ), redacté esta entrada, relativa a algunos pensamientos sobre LA JUSTICIA,que recién hoy pude editar.
JUSTICIA en mayúsculos y en azul o en violeta (en ciertas líneas el azul  se identifica con la justicia y con el  poder, y el violeta con la transmutación - algo muy necesario para lograr justicia ) 

Hace más de dos meses, leyendo material no jurídico ( José Gabriel Uribe ), pero relacionado con la justicia, encontré varias veces estas frases:

NO HAY JUSTICIA SIN AMOR


NO HAY AMOR SIN JUSTICIA.


Para mí, esas palabras tienen un real y verdadero significado. Cuando decidí abrir este blog, lo primero que  dije en él fue :

LA UNION DE LA RAZON ( EL DERECHO )

EL CORAZON ( EL AMOR )

Y EL ESPÍRITU ( LA ESENCIA DEL SER )

ES POSIBLE


Hoy-  tiempo después - con cantidad de situaciones vividas luego de este dicho; desde éxitos y fracasos, comprensiones y incomprensiones, críticas e intentos de desprestigio de algunos, aliento y apoyo de muchos; pero sobre todo mas experiencias vividas con ésta filosofía de vida y de trabajo : nuevamente digo, siento, confirmo y reafirmo mi creencia :

LA UNION DE LA RAZON ( EL DERECHO )

EL CORAZON ( EL AMOR )

Y EL ESPÍRITU ( LA ESENCIA DEL SER )

ES POSIBLE


 Los particulares y los colegas que lo creen pueden lograrlo. Y si nos unimos,  es más fácil. Yo no hablo desde la teoría. Hablo desde mi propia experiencia, desde mi propio camino. Desde lo que vivo.

Algunas veces dejo de ingresar por un tiempo a grupos o foros de abogados. Esos espacios que tenemos para enriquecernos, sacarnos dudas, apoyarnos, ayudarnos. Pero necesito alejarme cuando las emociones que siento se mueven por la red, pueden arriesgar mi centro y equilibrio, para  mantenerme en él. Algunas veces predomina el disconformismo, desaliento, y enojo con la situación que vivimos en la profesión actualmente. ( En algunos también se ve maltrato y críticas despiadadas entre colegas donde parece que el par es el enemigo; y esto se repite algunas veces en una negociación o mediación).
Es que también son espacios para marcar la realidad que nos puede disgustar (  y que realmente en este presente no es la óptima ), y quejarnos. Pero esa no es la reflexión de esta entrada.

Yo prefiero hacer algo distinto, para que eso se modifique, y así algunas veces lo expreso en algunos de esos medios. Y muy raramente, encuentro la intensión de hacer algo para salir de allí, que sea distinto a la queja. Ésta luego de un tiempo, ya pierde su real sentido y objetivo.

La mayoría de las veces me pregunto : donde quedó el respeto por el otro ya sea un colega o un cliente ( y no hablo de amor, solo de respeto, que es más simple que el amor ).

El famoso dar a cada uno lo suyo, es una forma de respeto. 

El respeto está en la base del amor. 

No se puede amar sin respetar, y no hay justicia sin amor. 

Para hacerlo más humano y cercano, 

digamos entonces:
No hay justicia sin respeto.


Por lo tanto: estamos ya lo suficientemente cansados de esta realidad, para comenzar a respetarnos y cambiarla ?
Lo que no nos gusta, la crisis, etc; como ya tantas veces se dijo, por tantas personas y desde años : son posibilidades de cambio. 

Lo mismo sucede con muchas personas que necesitan recurrir al sistema judicial.  Ya no confían, no creen, esperan ser maltratrados, no escuchados, abandonados, desatendidos e incluso hasta estafados. ( en muchos casos creen eso fundadamente )
La contracara, es que muchos clientes, pudiendo pagar el servicio que contratan, intentan no hacerlo o pagar lo menos posible, desvalorizándolo; siendo esto otra forma de no respeto hacia el otro.

Dos formas de injusticia cuando se busca justicia. Una enorme contradicción e incoherencia.

Así  se fomenta y alimenta el círculo vicioso existente en la actualidad. Se llegó a un estado en que las dos partes están enojadas, con resentimientos, a la defensiva y ofensiva, con desconfianza uno del otro.
Como trabaja el profesional y  como el justiciable confía en el sistema con todo este bagaje emocional como piso y cimiento del vinculo profesional ?
Para mi es imposible. Por eso busque otro estilo, otra forma.

Obviamente son generalizaciones para poder exponer un punto sobre el que creo que es hora de comenzar a meditar a consciencia;  con un objetivo de cambio. Y cada uno tiene su lugar en la gestación del cambio. Creo que es momento de decir : BASTA ¡! Hasta aquí llegamos. EDIFIQUEMOS ALGO DISTINTO ¡!

Aclaro que no me refiero a listas institucionales, propuestas de cambios legislativos, etc. Apunto a cada uno sobre sí mismo e indirectamente sobre su entorno. Son muchísimos los que están listos para ese cambio ¡!
Solo hace falta atreverse, animarse a dar ese paso, pedirlo, reclamarlo.
Como dije en las primeras entradas, basándome en un ser muy especial  ( Ghandi ):

Búsquemos SER el CAMBIO que QUEREMOS ver 
EN EL MEDIO JURIDICO.

No es difícil, ES POSIBLE; tampoco es de un día hacia otro. Ese paso es de cada uno de nosotros; del cliente que quiere algo distinto y del abogado que ya no quiere más lo que vive. De los dos lados se la pasa mal.

Cuando quieren comenzar a encontrarse, comprenderse, entenderse y a respetarse recíprocamente ?

Yo encontré una forma.  Mi forma, puede ser la de otros también, o puede ser una guía para encontrar la propia; o sólo una que les despierte el cuestionamiento. Sin él, no hay cambio. Comenzaron a buscarla ? Porque el real cambio, tiene un trayecto y hay que transitarlo.

Muchas veces, cuando converso con colegas interesados en este perfil, me encuentro con un gran entusiasmo original. Muchos creen que con conocer la teoría o filosofía que sustenta esta forma de trabajo; y escuchar casos prácticos reales, es suficiente para el cambio. Pero, sólo algunos están dispuestos al cambio interno. Cuando les digo que debemos mirarnos a nosotros mismos en el ejercicio profesional, y ser conscientes de nuestras propias emociones ( entre otras cosas ); unos lo sienten mal, otros no entienden que tiene eso que ver con ser abogados. Pocos, quieren salir del conocimiento teórico, y hacer algo para pasar al cambio interno.

Hay situaciones que colaboran con un cambio, algunos cambios son más fáciles que otros; pero raramente, hacemos uno sin trabajo, o sin esfuerzo: Un sistema con años de ser de un modo (y en bajada rápida por el tobogán); no cambiara por el solo hecho de recitar una filosofía o contar casos prácticos. La filosofía debe ser ejercitada internamente, integrada; para llevarla a la práctica.

Y todos, estamos comprometidos con ese cambio. Los abogados (cualquiera sea el lugar o forma de desarrollar nuestra profesión ) y toda persona, que quizás alguna vez, deba recurrir al sistema judicial, así como los auxiliares vinculados al mismo.

Están listos para encarnar el cambio ? Pasar del decir al hacer ? Creen en la posibilidad ?  En ese caso; los esperamos y son bienvenidos ¡!

Tiene libertad de compartir, difundir o utilizar la presente información en forma total o parcial, mientras respete el derecho de autor, se agregue la fuente donde fue publicada originalmente, y no se la utilice con fin económico alguno. La protección incluye a las denominaciones de abogacía ( o abogad@ )  holístic@, terapéutic@ y/ o consciente en forma conjunta o separada, para definir un modo o estilo de trabajo profesional; sin contar con mi autorización expresa por escrito. Para ello previamente deberá realizar un entrenamiento mínimo cuya duración dependerá de varios aspectos de la persona interesada ( ej: filosofía de vida, cualidades innatas o adquiridas, trabajo interno realizado, experiencia práctica; etc ). Las imágenes fueron tomadas de la web. Si existe algún derecho sobre ellas, me disculpo y agradezco se mi informe para bajarlas